El Panteón de Agripa, un templo divinamente construido

Home » El Panteón de Agripa, un templo divinamente construido » Cultura » El Panteón de Agripa, un templo divinamente construido

Es uno de los monumentos más conservados de  la antigua Roma y es el primer edificio clásico transformado en iglesia. Ocurrió en el año 608  cuando el emperador bizantino Focas se lo ofreció al Papa Bonifacio IV.

El panteón se convirtió en la iglesia de Santa Maria ad martyres, lugar dedicado a los mártires de las persecuciones y dejó de conocerse como el templo de “todos los dioses de Roma”. Constituye una de las cumbres de la arquitectura romana por su perfecto equilibrio, armonía en las formas y  sobria construcción.

Cuando se edificó el primer Panteón por la época de Augusto, se hizo para simbolizar las siete divinidades celestes de la mitología romana: el Sol, la Luna y los cinco planetas Mercurio, Venus, Marte, Júpitery Saturno.

El edificio que se ve actualmente fue construido por el emperador Adriano en el siglo II, con la particularidad que la forma esférica del interior fue realizada con el objetivo de reflejar la perfección del imperio Romano, por eso la forma de  cúpula, por ser una media esfera perfecta.

Leave a Comment