La evolución de la comida romana

Home » La evolución de la comida romana » Generales » La evolución de la comida romana

Muchas veces hemos visto en series y en algunos dibujos animados a los emperadores del periodo romano comiendo pasta, pizza y cualquier otro plato típico de la capital italiana, sin embargo estos son platos que son mucho más actuales, y aunque definen a la roma del siglo XXI, no son ni la sombra de lo que comían los emperadores.

Poco queda de aquella época en la que el Cesar era, quizás, el hombre más imponente del mundo. Solo el vino, el pan y las aceitunas (incluyendo el aceite de oliva) son algunas de las cosas que han quedado de la época, e incluso los procesos de preparación de algunos han cambiado.

La pasta por ejemplo se cree que fue importada por Marco Polo, sin embargo la historia apunta a que fueron los árabes quienes la llevaran al país de la bota en la edad media.

Una historia parecida fue la que vivieron las berenjenas y las alcachofas, dos alimentos que forman parte de la comida actual romana. Ambos llegaron en la edad media traída por los árabes. El tomate por ejemplo es originario de América, por lo que llegó en un periodo mucho más avanzado a la era imperial, de la mano de los conquistadores españoles.

Con el paso de los años la comida de Roma incorporó cada uno de estos ingredientes, para convertirse precisamente en lo que es hoy, el principal referente de la gastronomía mediterránea.

Leave a Comment